domingo, 27 de marzo de 2011

UK Decay : For Madmen Only

¿Cómo empezar a hablar de esta maravillosa reedición? Supongo que antes que nada habría que introducir a UK Decay al lector no familiarizado con los comienzos del rock gótico, o más precisamente con el difuso paso del punk al denostado género G; un territorio en donde estos muchachos fueron reyes por un cortito y preciado período de tiempo.





UK Decay se formó en la aparentemente aburridísima ciudad inglesa de Luton (que de hecho hace unos años ganó un concurso en Inglaterra como "la peor ciudad del país" o algo parecido), a fines de los 70, y como tantos otros de su generación, eligieron el 'hazlo-tú-mismo' más estricto como forma de trabajo, a diferencia de la primerísima generación punk que básicamente se agarró del brazo de los sellos grandes apenas tuvo la posibilidad.


Aunque ya en el primer simple, 'UK Decay', asoma algo de la oscuridad que vendría en unos años, tanto en atmósfera musical como en la letra (que compara la decandencia del Imperio Británico con un cuerpo en estado de inminente putrefacción, con moscas y todo), no es hasta el EP 'The Black Cat', (de 1979, el mismísimo año del 'Bela Lugosi's Dead', considerado oficialmente el primer tema de la historia del género), donde se demuestra todo el potencial proto-gótico del grupo, especialmente en el tema que da título al EP.


A esta altura, el grupo ya se había hecho una base de fans importante en el circuito de recitales, con un público mezcla de punkis, ois, y fans de Killing Joke y Siouxsie (los todavía-no-conocidos-como-góticos). Pero el éxito a un nivel menos underground no terminaba de llegar, y eventualmente ... no llegaría nunca - a diferencia de compañeros de carrera como Bauhaus, Southern Death Cult o los mismos Killing Joke. En el 81 sacaron su primer largo, 'For Madmen Only', solamente un año después de 'In The Flat Field' de Bauhaus, pero el momento ya había pasado: se acercaba la generación Batcave, la primera propiamente gótica con toda su carga de teatralidad glam, y la unión de actitud punk, oscuridad caótica y citas literarias de UK Decay quedaría solamente como un antecedente, una banda de culto en el más estricto sentido de la palabra.




Faltaría un EP más, 'Rising From The Dread' (editado, significativamente, en Corpus Christi, sello propiedad de la banda anarco-punk por excelencia Crass), aun más atmosférico que el disco anterior, y se separarían en dos partes, los aun menos comerciales In Excelsis y Furyo. Sólo el historiador del gótico Mick Mercer los rescataría del olvido durante el resto de los 80 y los 90, hasta que con el 2000, internet y el revival Batcave/Deathrock se dieron las condiciones para una reunión, una pequeña gira por Gran Bretaña, una comunidad virtual chica pero fiel, y eventualmente las primeras ediciones en CD de la banda: en el 2006 el compilado de rarezas Death, So Fatal, y ahora el largamente esperado 'For Madmen Only', con varios temas anteriores y el 'Rising' completo. Todo lo que antes sólo estaba disponible en viejos vinilos, en mp3 ripeados de esos viejos vinilos, o en magros temas sueltos en uno que otro compilado. En definitiva, este disco ofrece la discografía básica del grupo.


Lo primero que noté del disco es que está organizado en orden anticronológico (¿o se dice descronológico?), es decir, empieza con lo más nuevo ('Rising From The Dread' completo), sigue con 'For Madmen Only' propiamente dicho, y termina con temas de los primeros simples y EPs. Es interesante este orden de temas, pero la verdad creo que hubiera preferido que el disco empiece con 'Madmen' directamente, y después a modo de bonus track todo lo que tengan ganas. Y de hecho, si es por pedir, hubiera preferido que editen 'Madmen' con rarezas de la época, y en Cds aparte cada EP, o una colección de EPs y simples, o algo así. De todas maneras, sé que estos muchachos no tienen plata y que los potenciales compradores de este disco no son demasiados; desde ese punto de vista, la idea de meter todo el material más importante de toda la carrera de la banda en un solo disco es más que entendible.



Otra primera impresión, en este caso positiva, es que hayan mantenido el exagerado arte de tapa original, que debe ser realmente imponente en tamaño vinilo (por cierto, ¿es una obra de Jan Toorop o no? ya habrá una pequeña investigación al respecto). Varias veces en reediciones de este tipo se modifican las tapas originales, usualmente más extremas, por otras nuevas y más tranquilas, propias de gente adulta y no de jóvenes desquisiados (un caso lamentable dentro del gótico: la reciente reedición del primer largo de los franceses Corpus Delicti, 'Twilight', que tenía una tapa maravillosamente grotesca y terrorífica, y en la reedición fue reemplazada por una realmente muy aburrida). En este caso Abbo y sus amigos se reservaron las imágenes nuevas para el interior del booklet, pero la tapa es exactamente la misma del 81, con el mismo logo original y todo, por suerte. Por otro lado, aunque la inclusión de las letras de los temas es excelente, hubiera estado mejor todavía incluir también algún texto de algunos de los campeones de la banda, preferentemente Mick Mercer, así como las reediciones de los Banshees vienen con textos de Paul Morley o las de Joy Division de Jon Savage.




El disco arranca con el EP 'Rising From the Dread' (del 82) y su 'Werewolf', 10 minutos de caos cuyos primero 5 constan de oleadas de ruido informe que vienen y van antes de que comience el tema propiamente dicho. Me pregunto cuándo fue que los grupos relacionados con el Goth Rock perdieron el ímpetu para hacer este tipo de barbaridades; alguna vez un grupo punk y pre-gótico como este podía abrir un disco con 5 minutos de darkambient noise y era algo completamente natural. Algo maravilloso que tuvo el postpunk y que no se repitió mucho desde entonces. Después de Werewolf, los otros tres temas no son menos caóticos; sólo con el último, 'Testament' (incluido en el primer compilado Gothic Rock de Mick Mercer, una de las poquísimas apariciones de nuestros héroes en formato CD) bajan un poco los decibeles, logrando una especie de himno oscuro, con un ritmo regular y una melodía casi tarareable.


A partir del track 5 empieza 'For Madmen Only' (1981), y durante sus 11 canciones demuestra algo trágico: que el punto más alto del rock gótico fue durante sus primeros años. Aquí tenemos combinadas la mala onda y la instrumentación del primer punk, el sentido de la experimentación y el uso del espacio del postpunk, y el clima tenso, la atmósfera amenazante y la temática oscura del naciente gótico. Los ritmos tribales hechos a golpe de tom-tom, típicos de la época, no son tan violentos como en su sucesor, sino que es todo más espacioso, más intangible. El clima es decididamente decimonónico, en el sentido blakeano, rossettiano y decadente de la palabra. Eso sí, siempre contemporáneo, no hay lugar en UK Decay para jabots, galeras y manierismos de ese tipo: más allá de algún piano por aquí y por allá, todo ese clima está logrado con la instrumentación típica del punk, más algunos loops de cintas dándole un extra de tenebrosidad (y modernidad). Lo que Bauhaus plasmaron en temas como 'Nerves, 'In the Flat Field' o 'Mask' pero nunca pudieron (o quisieron) lograr en un disco entero, está acá en 'Madmen' completo.


De alguna manera la escucha completa de esos 11 temas podría ser como un equivalente postpunk a los Cuadros de una Exposición de Mussorgsky, un paseo por una serie de habitaciones cerradas, mal iluminadas y peor ventiladas, donde cada tema equivale a una pintura de la tradición romántica o simbolista. De temas macizos o arquitectónicos como 'Duel' o 'Shattered', pasando por los más espaciosos y paisajísticos Dorian o Decadance, hasta verdaderas tempestades o vómitos negros, como 'Battle Of The Elements' o la maravillosa y super cortita 'Sexual'. La penúltima canción, 'Mayday Malady', es casi pop y podría ser un final aproximadamente "optimista", si no fuera por la última 'For Madmen Only' (la canción) que con una línea de bajo que es la envidia de cualquier grupo gótico actual.


Un capítulo aparte merecen las letras, llenas de imágenes turbulentas pero, de alguna manera, más emparentadas con la tradición simbolista o decadente que con el surrealismo al estilo de las primeras letras de Bauhaus. También abundan las referencias históricas, predecesoras de las típicas letras de Sex Gang Children, y sobre todo, las muchas referencias a la literatura británica: según poude reconocer, hay citas y/o guiños a Shakespeare, Blake, Stevenson, Wilde, Carroll y Barrie; y no me estrañaría que mi limitado conocimiento del tema me impida reconocer muchas más ... ¿Milton? ¿Chaucer? ¿Brontë?


For Madmen Only termina con el tema homónimo, cuya escucha lo deja a uno bastante exhausto debido a la intensidad y el elevado nivel de tinieblas y violencia contenida que posee. Después de esto, el CD trae temas anteriores al primer disco, todos ellos joyas indiscutidas del proto-gótico. Se destaca sin duda 'The Black Cat', una de las canciones fundacionales del género, y también el extraño 'Barbarian', un tema sin pies ni cabeza, verdadero escupitajo negro de esos que sólo los grupos de esa época sabían hacer y que el rock gótico extraña terriblemente. Eso sí, es inexplicable la ausencia del tema 'UK Decay', su primer simple y probablemente lo más punk que grabaron en su carrera.




La corta y desmesurada carrera de UK Decay debería servir, como bien ilustra esta reedición, para recordarle a los actuales cultores de ese género en eterna decadencia llamado Rock Gótico cómo se hace música tenebrosa sin dejar de sonar contemporáneo, cómo se escupen referencias literarias sin sonar pedante, y cómo se construye un lugar pequeño pero vital en la historia de la música popular a fuerza de sentimientos negativos, honestidad y mucha imaginación.


UK Decay : Página oficial
http://www.ukdecay.co.uk

Entrevista a Abbo por Mick Mercer
http://www.deathrock.com/ukdecay/interview2.html

Entrevista a Spon en la BBC
http://www.bbc.co.uk/threecounties/content/articles/2008/06/03/ukdecay_reunion3_feature.shtml

Regálenme esto para mi cumpleaños