domingo, 10 de marzo de 2013

Easter



Cuando uno empieza a escuchar música más o menos deforme o más o menos fuera de lo común desde chico, se acostumbra rápidamente a contestarse a sí mismo, con un simple encogimiento de hombros, la pregunta "¡¿cómo puede ser que esta excelente banda no sea conocida, no salga en los medios, en la radio, en la televisión, etc, etc?!". El mundo de la música es así. Y cuanto antes el pequeño melómano comprenda el funcionamiento de la extraña, confusa y resbalosa relación entre "la industria" y "el underground", mejor.
 
Ahora bien, a lo que uno se tarda mucho más en acostumbrarse, sobre todo en la era digital, es que tampoco hay que esperar nada en particular de los medios "alternativos" o "underground". No porque necesariamente funcionen con la misma lógica que los grandes medios (los casos varían mucho, sobre todo cuando uno compara distintas escenas y distintos países), sino que los márgenes son tan anchos que hay muchísimo lugar para la dispersión, más que nunca, probablemente. Así es como el melómano actual termina haciéndose a sí mismo la pregunta "¡¿cómo puede ser que esta excelente banda no salga en tal o cual revista hiper especializada?!" Uno se siente como cuando Mugatu se preguntaba si había tomado crazy pills, ¿cómo era posible que nadie notara que eran todas la misma mirada? ¿eh?

 
Bueno, uno de esos verdaderos Mugatu Moments fue este verano cuando, a través de Nikki Nevver (alma mater de Terror Bird) descubrí a Easter. ¿Cómo era posible que esta gente no fuera más conocida, que páginas como Pitchfork, Line of Best Fit o Electronic Beats no estén babeando sobre sus dos discos, pelándose por tener una entrevista o por ser los primeros en recomendarlos? ¿Será por sus letras porno, por no tener discos en edición física? ¿O simplemente mala suerte? ¿No los conocen, o son tan estúpidos que no se dan cuenta de lo genial que es esta música? ¿Ah? Al final uno lo acepta como lo que es: una de las muchas maravillas de la era digital, que permiten bucear en las productos culturales más esotéricos como si estuvieran acá a la vuelta, y sentir que son tan propios como cuando uno descubría una banda oculta en algún fanzine en 1997.

Confieso que no sé mucho acerca de Easter, sólo que son dos personas, Stine Omar Midtsæter (noruega) y Max Boss (alemán), que viven en Berlín y que tienen dos discos: Ur A Great Babe y The Softest Hard. Y ambos son muy, pero muy geniales. Bienvenidos a mi última obsesión musical.



Ur A Great Babe (2010)

Un disco extremadamente disfrutable y a la vez extremadamente turbio. Hay algo en él que recuerda a The Knife en la época de Deep Cuts, aunque mucho más sórdido y con un clima "todo nos importa un carajo" que nunca tuvieron los queridos hermanos Dreijer. Todo lo que necesitan es una caja de ritmos, unos sintes y la voz de la muchacha, y nada más; y sin embargo el disco se las arregla para ser muy variado, incluso hasta divertido. Hay algunos temas -digamos- tradicionalmente bailables, como Johns Speech y Heterosexual, ambos geniales. Hay temas que no sólo se me ocurre describir como "sórdidos", como Car Song, Summer 2011, o el adorable/desganado Ur A Great Babe. Y hay algunos que son simplemente bellos (a pesar de las letras hijas de puta), las dos joyitas Holiday Song (sólo sinte y voz, con una melodía increíble) y Poem For The Prinz, que cuenta la linda historia de alguien que, por pelear en la guerra, se gana a modo de premio el ser empomado/a por el Príncipe (¿de Noruega?), cuya verga completamente hecha de oro "vale más que el anillo de casamiento de tu madre".

Las letras en general son así de explícitas, como la de Heterosexual, donde la protagonista bisexual se ve forzada a decidirse entre los chicos o las chicas porque "sus amigos y amantes quieren una explicación más clara" y termina haciéndose heterosexual ("estamos haciendo historia, ahora somos intelectuales/ahora queremos pijas tanto en la cara como por atrás/se dice en la calle que te ves tan hétero y tan cómoda/no hay más preguntas, y gracias pr tu tiempo"). O en Car Song, donde la chica le cuenta a su ex amante cómo extraña cojer con él/ella en el auto ("lágrimas en el tablero donde alguna vez acabaste"). Y así sucesivamente.

Otras dos canciones del disco de alguna manera anuncian lo que viene musicalmente en el siguiente, 310 G y el tierno y dulce hit Psychobitch ("psicoputa destruiste mi vida/destruiste mi vida y quiero que te mueras/quiero que te mueras y que te mueras dolorosamente/no quiero ver nunca más tu cara de psicópata"), ambas mucho más cerca del hip hop, con escasa o nula melodía. Lo mejor está por venir, en serio.





The Softest Hard (2012)

Sin lugar a dudas uno de los mejores discos del 2012, algo que se les escapó a todas las revistas/webzines que que he leído este año (manga de estúpidos). Lo que al principio se siente como un disco más aburrido que el anterior, con las escuchas sucesivas demuestra ser, ya no una colección de canciones excelentes, sino un disco de la concha de la lora. Y he aquí otra cosa en común con The Knife: así como los hermanitos suecos mejoraron infinitamente cuando achicaron su paleta de sonidos y sacaron esa joya que se llama Silent Shout, también Easter se beneficia enfocándose más respecto del disco anterior, y lo que a primera escucha parece un disco monótono, en realidad termina mostrándose como un avance enorme.

Acá la Srta Midtsæter ya no canta una sola melodía (excepto en Champagne 121212, una de las mejores canciones del disco), sino que canta/rapea/habla con un nivel de mala onda y desgano que es realmente hermoso de escuchar. Más que rapear, y a pesar de que la influencia del hip hop es muy clara tanto en la voz como en la música, Midtsæter canta o recita de una forma parecida a las rimas de niños, sin esos ritmos complejos de los raperos propiamente dichos. La voz flota y/o se arrastra por sobre bases y acordes cada vez más profundos (muchas veces realmente emocionantes, como en Sky o The Softest Hard) y la combinación le termina poniendo a uno la piel de gallina. También hay una especie de hit, Alien Babies, con un videoclip brillante y una letra igual de brillante ("veo bebés alienígenas/veo proteína de soja/veo tu dedo extendiéndose/veo el mundo girando")

Por cierto, las letras no tienen esa cualidad asquerosamente sexual que había en Ur A Great Babe, o si la tienen está escondida entre las historias (o situaciones, o simplemente imágenes) que se van narrando de manera apática una tras otra. No hay tampoco mucho espacio para el humor explícito, excepto tal vez en la genial Rabbit, que cuenta una linda fábula acerca de vaqueras, indios que atacan, doctores desprevenidos, menstruaciones dolorosas, alcohol, y drogas baratas. Todo, tanto las letras como la música, es más vago, más ambiguo, más vacío y de algún modo mucho más triste. Acá hay belleza en estado puro.

Mi canción preferida del disco es Love, con el berlinés Ra Saite como invitado (supongo que debe ser el encargado de esa guitarrita que se escucha allá al fondo; tiene una página en Soundcloud muy recomendable y extraña). En realidad todo el disco es mi canción preferida, The Softest Hard es algo así como un disco prácticamente perfecto. Uno de los candidatos al top ten de la década que está comenzando; sólo espero que se decidan a editarlo en vinilo de una vez por todas.



Easter en bandcamp
http://easterjesus.bandcamp.com

Easter en facebook
http://www.facebook.com/easterband

Easter en youtube
http://www.youtube.com/user/stevegotmayo

Ramin Ton Records
http://raminton.blogspot.com




Y a modo de regalode Pascuas, una traducción (más o menos libre) de Rabbit (aquí, la versión en inglés). Perdón por los argentinismos.




 
Conejo

Vaquera con los indios atacando con todo
Todos los meses la misma guerra pero la última vez fue una locura
Pensé que me moría así que llamé a mi doctor G
Él dijo "vení y te receto lo que necesitás"

Vaquera cabalgando hacia la ciudad sobre un caballo enfermo y desleal
La naturaleza es injusta y no tiene remordimientos
El cuerpo funciona horriblemente, no dejes que te tire abajo
Reclamá tus drogas y alzá tu copa y cabalgá hacia la ciudad

Me senté en el consultorio y el doctor fue amable
Dijo "te doy para todo el año porque parecés una chica lista"
Di las gracias y me fui con la receta en la mano
"Para todo el año" a la mierda, el fin de semana va a ser genial

Muelo las pastillas con agua caliente en un vaso
Mezclo bien y dejo enfriar descansando el culo en la silla
Filtro la parte buena y tiro a la basura el paracetamol
Vierto en una copa, le agrego sprite y me alegro el día

Lo tomo de a sorbos porque me gusta cuando es lento
Me recuesto sin preocupaciones y con la panza al aire
Nada me molesta mientras estoy rosada
Lo que eran pastillas para el dolor, ahora es mi bebida y yo


Voy a sangrar como un aborto cuando los indios vuelvan
Pero para combatir su cruel ataque me las arreglaré con gin
O cualquier otro alcohol que quede en la heladera, con un poco de ibuprofeno
Mis pastillas recetadas - las guardo para mí y mi prometida

El dolor abandonando el cuerpo pega como ninguna otra cosa
Ella no necesita ni tu simpatía, no necesita tus besos
Todo lo que ella necesita está acá en esta copa
Mientras la sangre baje por nuestras piernas, alzaremos las copas y brindaremos

Molé las pastillas con agua caliente en un vaso
Mezclá bien y dejá enfriar descansando el culo en la silla
Filtrá la parte buena y tirá a la basura el paracetamol
Vertí en una copa, agregale sprite y alegrale el día

Lo tomamos de a sorbos porque nos gusta cuando es lento
Nos recostamos sin preocupaciones y con las panzas al aire
Nada nos molesta mientras estamos rosadas
Lo que eran pastillas para el dolor ahora es nuestra bebida y nosotras


Voy a sangrar como un aborto cuando los indios vuelvan
Pero para combatir su cruel ataque me las arreglaré con gin
O cualquier otro alcohol que quede en la heladera, con un poco de ibuprofeno
Mis pastillas recetadas - las guardo para un viaje de codeína

domingo, 3 de marzo de 2013

Patricide: Roast Dimension II (2013)



He aquí mi primer disco recomendado del año 13, a cargo de los misteriosos Patricide (¿o es el misterioso? ¿o la misteriosa? Sinceramente no lo sé, porque no tengo ni la menor idea de quién está detrás de este proyecto).

"Roast Dimension II" viene a ser la continuación del "Roast Dimension" a secas, editado hace apenas 3 meses, y verdaderamente se siente como un salto hacia adelante. El anterior era tal vez demasiado disperso, como si fuera poco más que una recopilación de material suelto, y con algunos temas que de algún modo no terminaban de cerrar (Aquarius Moon, Roast Dimension) junto con otros excelentes (Hollow, Cranberry Kitty). La sensación era más de una serie de ideas desarrolladas no del todo, como un ejercicio de prueba/error, sin reparar demasiado en la estructura de los temas. Aunque logró meterse -no se sabe bien cómo- como el segundo disco más infravalorado del año en la encuesta de lectores de Pitchfork, "Roast Dimension" es un buen disco pero irregular, más prometedor que 100% redondo.




"Roast Dimension II" no es más una promesa, es un album propiamente dicho. Aunque obviamente sigue siendo la repetición la base de toda las canciones, se percibe un sentido de la estructura que no había en el anterior, en cada tema y también en el disco como un todo, lo cual hace la experiencia mucho más disfrutable. Temas más lentos y densos como Poison Chihuahua o Indiscriminate se mezclan a la maravilla con los más acelerados (Stfu Erin, Peppermint Mocha).

Por todos lados, y a pesar de que el disco entero se puede -y debe- bailar, son los sintes los que llevan adelante las canciones. Las melodías son geniales, y muchos temas sólo necesitan una voz de algún tipo para transformarse en canciones pop con todas las letras.



Hay sueltos por ahí -en la internet, obviamente- varios comentarios que comparan a Patricide con el trabajo de Ethan Kath (de Crystal Castles), lo cual es entendible si uno escucha un tema como Salvation (hasta el nombre tiene un aire a CC). De hecho probablemente haya incluso alguna conexión real entre ambos: en los últimos meses Patricide viene subiendo a su página en Soundcloud algunas remezclas y ediciones de Crtystal Castles, de las cuales mi preferida por lejos es una versión lenta de Child I Will Hurt You que le deja a uno la sangre helada. Pero en el fondo son dos proyectos muy diferentes: Patricide, incluso en su faceta más grandilocuente (Rain) carece de la profundidad y la cualidad casi romántica de Crystal Castles ("romántica" en el sentido caspardavidfriedrichiano, no luismigueliano de la palabra), que obviamente es exacerbada por la voz dramática de Alice Glass. Patricide, en cambio, se regodea en el carácter totalmente sintético de su música.

Aparte de sus varios hits potenciales con nombres muy 2013 (Grumpy Cat, o el alucinante Fuck Buddies), mi preferido del disco es sin duda Space Funeral, con esa melodía gloriosa, emocionante, prácticamente navideña, pero no por ello menos bailable, obviamente.

Por alguna extraña razón (más misterios para este misterioso proyecto) en su página de Soundcloud afirman que la fecha de lanzamiento de Roast Dimension II es el 11 de marzo, pero el disco ya está disponible para ser descargado en Bandcamp, a sólo un dólar, desde principios de febrero. Ojalá que la fecha de marzo se refiera a una edición física del disco: no resistiría la tentación de tener esto en vinilo, tanto por la música como por el alucinante arte de tapa.



Por si no quedó claro, Patricide está en:

- Bandcamp
- Soundcloud
- Facebook (donde la persona atrás del proyecto avisa que el 11 de marzo va a publicar un EP formado por ¡composiciones de Bach!)